Canciones que me recuerdan a…

Yo no sé si soy demasiado raro, o poco romántico, o muy borde o qué, pero hace como 15 años que una canción no significa absolutamente nada para mí.

A ver, no quiero que ahora nadie se ofenda, todo el mundo es libre de que las canciones le recuerden a algo, sólo faltaría que un ser como yo, que tiene el mismo oido para la música y la misma sensibilidad que un jabalí silvestre, fuera a imponer que a partir de hoy habrá un nuevo orden mundial que destierra a los fuegos del averno a quienes la música les recuerda a algo.

De todos modos, casi todo el mundo que conozco tiene una canción que le recuerda a algo. Suelen ser canciones tristes, de amor (las detesto sobre todas las cosas), con letras de pasión encendida o de grises depresiones, que les hacen evocar sus amores perdidos a unos, los que nunca consiguieron a otros, a los que renunciaron sin querer a otros muchos. Esto, el amor (puto amor), es una de las razones por las que detesto las canciones de amor, porque a todo el mundo les recuerda, o mejor dicho les hace creer que sin amor no se puede estar.
Porque… se puede star sin amor? pero digo ese amor en mayúsculas que hace que los sabios piensen como necios, que la gente se ponga insoportablemente empalagosa, irritantemente meláncólica. No hablo del afecto, del cariño, de la confianza, sentimientos mucho más terrenales a la vez que menos hipócritas y destructivos.

Desde siempre hay un mercado increíblemente fértil de canciones evocadoras de sensaciones más o menos fútiles como sería el caso de los Hombres G, que tengo la desgracia de haberme tragado toda su discografía, de quienes más de la mitad de su cancionero habla de amores despechados, que hacían llorar de pura melancolía a quinceañeras que habían perdido al amor de toda una vida (o sea, un par de semanas).
Ya sé que es un poco demasiado drástico mezclar a esos energúmenos del teen-pop baboso en todo esto, pero bueno, sirva la hipérbole de ejemplo para ilustrar la sarta de gilipolleces que sale de mi humilde teclado.
Lo que quiero decir es que hay toda una mercadotecnia alrededor del vano concepto del amor, de la desdicha ajena, compuesto de canciones que no hacen sino echar sal en heridas que sin la intervención de estas odas a los más grises sentimientos cicatrizarían a la velocidad de las de los licántropos.
Sin embargo parece existir una especie de morbo hacia el sufrimiento propio y ajeno, una necesidad de tener siempre algo por lo que sufrir y que de manera directa o indirecta hay que hacer saber a todo el mundo.

Lo mismo peco de demasiado borde, de arisco, de insensible o de algo peor, pero siempre que uno u otro me dice “ay! esta canción me recuerda a…” mi sistema de alarmas interior me alerta de que casi seguro mi interlocutor se va a poner plasta con sus desengaños amorosos, aunque intente hacerme el sueco y hacer ver que no va conmigo.

¿Por qué a nadie le recuerdan las canciones cosas más útiles?

Por ejemplo, en una ocasión estaba escuchando una canción de Sabina que contiene estos versos:

Con su otoño Velázquez, con su Torre Picasso,
su santo y su torero, su Atleti, su Borbón,
sus gordas de Botero, sus hoteles de paso,
Su taleguito de hash, sus abuelitos al sol.

La canción, para quien no lo sepa y le interese es “Yo me bajo en Atocha” y lo que me recordó es que tenía que pillar ful. Gracias a ella no me quedé sin fumar ese finde.
¿Superficial? si, puede. ¿Pero qué queréis? Uno escucha música para evadirse, divertirse, para darse marcha, para darse sueño, para leer, para follar.
Nunca para deprimirse, para acordarse de cosas que le han jodido, que hay muchas, miles, pero ese es otro rollo, cosas mías, que no tiene cabida en un soporte físico o virtual donde pueda leerlo todo el mundo.

No, no me gusta que la música me pueda deprimir. Me gustan las melodías, alegres o tristes, duras, suaves, ruidosas, minimalistas, da igual el estilo.
No me fijo en las letras porque en inglés no las entiendo (sólo sé leer y escribir en inglés) y cuando la letra es en castellano (en catalán no, aunque soy catalán odio la música de mi tierra, en especial el rock) la entiendo como complemento de la música, no como algo hacia lo que sentirme aludido.

Como mucho la música me puede traer recuerdos de cuando era chico, pero para eso no me hace falta una letra que me sugiera nada en absoluto. Con el jingle del Mazinger Z me basta para recordarlo.

Perse, en su blog, me ha sugerido dedicarle esta entrada. Pero no lo haré. No soy nadie tan importante como para dedicarle nada a nadie.
En su lugar prefiero que cada cual se apropie de su contenido en la medida en que se sienta aludido.

Anuncios

~ por nubus en Miércoles 23 agosto 2006.

15 comentarios to “Canciones que me recuerdan a…”

  1. Pues a mi las canciones me recuerdan situaciones en las que las escuché… eso invariablemente conduce a que tal canción me recuerde un empacho de pizza, tal otra me recuerde que no se deben mezclar vodka y whiskey o que la primera vez que escuché tal canción era verano y tenía que comprar en el supermercado.

    Y eso que soy un tio nostalgico…

  2. Bueno, voy a soltar un ladrillito por que creo q he sido malinterpretada.Mis amigas toda la vida me han acusado de insensible por que no me emocionaba ni con las pelis de amor ni con las canciones,ni con moñadas de esas. No,Nubus, no eres borde ni insensible por no ponerte a llorar con una canción. A cada uno nos sale la sensibilidad de una manera distinta ( yo, por ejemplo, es mas fácil que se me ponga un nudo pensando en animales que viendo Ghost….). Yo no cojo un día y digo: ¡Coño! ¡Que deprimida estoy! Venga, voy a ponerme una cancioncita de Jewel a ver si me abro las venas o que….!ni mucho menos. Otra cosa es que, en un momento dado, una canción haga que se te revuelva algo, y que, obviamente tiene que ver con tu estado de ánimo en ese momento; que es mas o menos lo que yo quería expresar poniendo esa canción en mi blog. Que no quiere decir que yo practique el noble arte de la tortura emocional……
    Luego, ¿eres insensible por que una canción no te hace sentir nada?Pues no. ¿Eres borde? Si, eres borde cuando una bloggera te dice que le dediques la entrada y no lo haces…. 😛 Bordeeeeeeeeeeeeeeee

  3. XDDD si no iba por tí! tú sólo me diste la idea.
    piensa que lo que escribo aquí es la realidad distorsionada por el cristal de mis gafas. O sea que no te malinterpreto a tí sino que interpreto al resto de los demás.
    y lo de no dedicarte la entrada… es que solo doy autógrafos a las groupies (ahora faltaría el emo ese tansimpárico del dimonio levantando los dedines) XDDD

  4. xDDDDD eres un cabroncete simpatico…..

  5. hay que joderse que he escrito “tansimpárico” en lugar de “tan simpático”.
    Gazapo para la historia! O_O

  6. dos, en realidad…a no ser q ahora el demonio se diga “dImonio”
    jijiji

  7. Yo iba a escribir prácticamente lo mismo que mi querido Covenant. Pues eso. Cuando oigo ciertas canciones me vienen a la mente momentos vividos, etapas …y eso irremediablemente te transporta a un pasado que seguramente como dicen, fue mejor:(
    Las asocias a personas que quisiste, quieres o que ya no están. (Bueno, también a una borrachera o a un rollete!)
    Eso te hace deprimirte o alegrarte. Pero no creo que una canción en sí me haga llorar…me hace llorar, lo sumamente atada a los recuerdos y al pasado que a veces estoy. (Cosa que odio y detesto que me pase.)(Aquí pondría el emo de los brazos cruzados, pero no puedo!x-()
    Por otra parte, querido Nubus, me gustaría tener el listado de canciones que sueles escuchar, solo por curiosidad. 😉
    Y hablando de Perse, creo que está pasando por un momento que la puede hacer llorar hasta el vuelo de una mosca y está disculpada. Te queremos, Perse!
    P.D. No son las 7 de la mañana y estoy borracha.

  8. Pues si me dices que no bebiste nada anoche y que llevas menos de una hora despierta, pasas automáticamente a mi panteón de heroinas personales xDDDDD

  9. Por partes:

    -Perse, DIMONIO es un refrito castellano-català de DEMONIO y DIMONI, así que no hay gazapo a la vista.

    -Morgana, no tengo una lista de canciones en concreto. tengo varias listas de itunes que van cambiando a medida que añado o suprimo material. depende de lo que requiera el momento. A veces necesito darme marcha y entonces la lista es metal o r’n’r, otras darme sueñecico, entonces son BSO ligeritas o folki tranquilillo, otras necesito adrenalina y mala leche y ahí va el metal extremo, para trabajar o leer algo facil de escuchar (dire straits, mike oldfield, simon and garfunkel), cosas que tengo tan oidas que no tenga que prestarles atención.
    Dejo que la música llene la habitación y paso de ella, que fluya e incida en el ambiente, no en mi estado de ánimo.

  10. Solo una cosa mas, para perse y morgana indistintamente (de cove paso porque le quiero dar celillos :-D):
    no se llora por la gente a menos que se muera 😉

  11. Y ahora, escribe otra entrada sobre eso, venga…..si es q soy una fuente inagotable de ideas…ya podias devolverme el favor, q estoy en blanco……….

  12. Ohhhh! Dios miooooo! Los celos me devoraannn!

  13. ¿Piensas actualizar??????

  14. Ayer hoy una publicidad en tv que tenía una canción de Raphael…Estuve enamorado de ti y casi me cae un lagrimón, Nubus xD
    A veces lloramos por personas que siguen vivas porque sabemos que no las veremos más…es como si hubiesen muerto.

  15. Por cierto…acabo de leer q de madrugada escribí AYER HOY…en lugar de AYER OÍ :O mamma mia…la codeina y el lexatín me están matando! Que sepais que sé escribirlo!xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: