Esos locos bajitos

Por supuesto, en el título de esta entrada no hago referencia al programa de tv, presentado por nuestro Bertín, paradigma de macho hispánico de pelo en pecho y caramelo en la voz que en un mal aire se dio a los placeres de la televisión para deleite de nuestras entrañables marujis, que a falta de atrevimiento para la pornografía magnetoscópica entregaban su pasión a la pequeña pantalla cuando él, el señor Osborne, conocedor de miles de sábanas y azote de colchones de medio mundo, hacía de cínico padrazo ante la marabunta semanal de criaturas incongruentes e hiperactivas.

No, no. Me refiero a los locos bajitos que evocaba Serrat, ínclito cantautor del Poble Sec, catalán de profesión y bilingüe de respeto.
Me refiero a los niños.

El caso (y motivo de esta entrada) es que hoy he mandado al resíduo alimentario que brota de nuestros anos, es decir, a la mierda, a la señora que no viene a limpiar el taller cada semana.
¿Y por qué? ¿qué me ha hecho emisor de semejante desplante hacia esta respetable profesional del mocho?
Vean:

Hoy, como lunes sin cole mi nenita, a la que quiero más que a ninguno de vosotros, me ha acompañado al taller donde espera a la hora de desayunar trasteando y liándome los papeles a que su tío la suba a casa de la yaya.
Tan ocupada estaba la muy angelota en desbaratarme los papeles del viernes, para enorme hilaridad suya, cuando ha hecho aparición la artífice del agradable y lacrimógeno olor a desinfectante que cada lunes se respira en nuestro local, o sea la temible señora de la limpieza.
Es una señora a la que no me atrevería a dar semejante trato ya que únicamente es cuatro años más vieja que yo (o sea que soy cuatro más JOVEN que ella).
Ella, orgullosa madre de un pequeño prodigio del fútbol y de un más pequeño borderline, cuya habilidad para colar la palabra “follar” hasta cuando se le habla de cromos del pokemon, ha agarrado por banda a mi hija esta mañana y le ha soltado un típico: “¿Y cuándo le vas a pedir a tu papá un hermanito?”

Para verme estaba, oyes. Qué tiovivo, qué montaña rusa de colores estaba hecho el menda!
El verde subió a mis mejillas, el rojo bajó a mis pelotas, mis ojeras ya moradas de por vida se volvieron negras y una espuma amarilla-blancuzca empezó a brotar de entre mis dientes.

Y… entonces surgieron las palabras:

– Milagros, coño, no le digas más esto a la niña. NO va a tener hermanos. Antes tendrá un Rolls.
– Pero no digas eso delante de la niña! – Decía, consternadísima en su papel de multiprocreadora.
– Que no le diga qué? que no va a tener hermanos? Y qué le digo? “sí cariño, cuántos quieres?”
– Pero a tí no te gustan tanto los niños? – Insistía, la muy.
– Pues sí, me gustan. también me gustan los perros y solo tengo uno. me encantan las mujeres y sólo tengo una, me entusiasman las lentejas con choricico y oreja y no como cada día, y lo que más me gusta, lo mejor que me puede pasar es que no me hablen de tener más hijos. vale?

Y la muy víbora, la muy arpía, la muy venenosa chantajista de irresponsables va y le suelta a la niña:

– No le hagas caso al papa, cariño, que no sabe lo que dice.

Ahí ya la he mandado, vocalizando lenta y expresivamente por si no era capaz de pillarle el sentido a la frase, a la mierda.

Vamos a ver, coño…
¿Qué manía tienen la jodidas psicomadres en que tengamos a los críos de dos en dos?
Señoras! dejen el puto mocho y al puto macho, joder, que estamos superpoblados.
No es mi problema si para ustedes los niños son como los petisuises, que me la suda si a usted le daban dos.
Que me la suda, en serio, si dejó su trabajo y su futuro para cuidar a los churumbeles y luego tiene que fregar escaleras por cuatro perras en lugar de llevarse un sueldo de su anterior trabajo. Es su puto problema, señora!

Mi mujer y yo tuvimos a la niña porque quisimos, la queremos y la cuidamos, la mimamos, la reñimos, la alimentamos, la vestimos, la llevamos al cine y al zoo y le compramos cromos. Le hacemos fiestas para su cumple, le decimos que tenga amigos, la dejamos jugar en el parque hasta que se hace de noche y todas esas cosas que se hacen con los críos.

Pero NO ME SALE DE LOS COJONES (que es de donde salen habitualmente) de tener más críos!
La niña no se va a aburrir, ya tiene primos a punta de pala. Podrá jugar con ellos, pedirles mil duros o ahostiarles hasta que cambien de color, algo parecido a lo que se hace con los hermanos.

Me echan en cara algunos psicopadres que le hablo a la niña como si fuera mayor.
Cómo le voy a hablar? es que los críos de cuatro años te entienden mejor si haces el gilipollas?
Gracias a ello la niña ha adquirido una elocuencia y una expresividad que a veces incluso descoloca, lástima que el que suscribe sea tan mal padre, que le roba la infancia por hablarle como a un estúpido adulto.
Pero claro, igual tienen razón. Los cuentos de Winnie the Poo lo mismo son más adecuados para los críos que los tratados de física cuántica. Hay que joderse…

En fin, finalmente, aunque la haya mandado a la mierda no he echado a la calle a la señora de la limpieza pensando en sus dos hijos.

Esta sí que se la dedico a Perse XDDD

Anuncios

~ por nubus en Lunes 4 septiembre 2006.

8 comentarios to “Esos locos bajitos”

  1. xD Bueno, Nubus…yo tengo un niño que en Noviembre tendrá dos años y me dicen lo del hermanito a cada rato. Pues sí, me fastidia. No creo que vaya a darle un hermanito.
    La gente es tan sumamente metiche e inoportuna que suelta esa frase para hacer una gracia sin pensar en las consecuencias. O bien no puedes por tu economía, porque no te da la gana o por algún problema físico…pero en seguida te sueltan lo del hermanito sobre todo en reuniones tipo boda o comunión.
    La frase que más me gustó, que me dijo una prima: “Yoly, para cuándo el segundo?Que nosotras ya hemos cumplido”… cumplido??? Bueno…hice una mueca o un intento de sonrisa y pasé olimpicamente…se ve que alguna gente tienen hijos por cumplir o para decir:”Tengo la parejita”…
    Yo quería una niña, pero y si tengo otro y me sale otro niño???
    Más hombres en casa, NO, por favor!Bastante con mi marido, con Adrián y conmigo x-(
    (Sí, hay gente que tiene hijos como si fueran mascotas.)

    P.D. Nubus, ya que hablas tanto de los petas, mándame alguno, porfa!:'(
    P.P.D. Jo, esa canción de Serrat me ha recordado mi infancia…Tranquilo, no voy a llorar…jijiji

  2. xDDDDD gracias por dedicarme una entrada sobre niños!!! Creo que en tu texto se expresa muy bien lo que yo comenté en su día en el mío, y es esa puta manía que tienen los demás de decirte lo que quieres hacer. En tu caso, te dicen q vayas a por el segundo…en el mío, a por el primero..¡coño, métete en tu vida!Si tu quieres parir un equipo de futbol, ponte a ello…es q encima te miran como si estuvieras loco…
    Bahhhhhhhh paparruchas! Tu no tengas otro q yo no voy a tener ninguno….;)

  3. ¿Que tal una actualización????????

  4. Yo quiero que alguien me dedique algo :”(
    Consejo para los que lean esto. NO OS CASEIS!!!

  5. Genial sin lugar a dudas, pero coño bertin es el mas grande!!!!

  6. El ultimo mensaje que viene firmado por mi NO es mío…¿que está pasando????? :OOOOO

  7. por el tono que emplea yo diría que es de Morgana.
    lo mismo estás logueada en su ordenador y le pusisteis recordar contraseña.

  8. Me encantan tus diarreas (con perdón) pero te sugiero que cambies el título del post por “Esa loca ¿bajita? ya que la que parece que está perturbada es la buena señora. Quién sabe si la pobre mujer se muere por un nieto y no se lo dan y de ahí tal obsesión…

    Saludos desde Rod@ndo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: